Inicio » Béisbol, Grandes Ligas, Venezolanos

Carlos González trabaja para brillar con los Rockies

14 marzo 2010 1.690 lecturas Sin Comentarios
El zuliano Carlos González pinta como jardinero izquierdo y primer bate.

El zuliano Carlos González pinta como jardinero izquierdo y primer bate.

Llegamos al Hi Corbett Field, destacamento primaveral de los Rockies de Colorado, y en su campo principal no estaba Carlos González, el primer bate y leftfielder de su organización. Raro, los peloteros principales están, naturalmente, en el campo principal. El mánager Jim Tracy arenga a los peloteros, y entre ellos no se ve a González. En el grupo que practica bateo tampoco se vislumbra. Y shaggeando no está…

Empezamos a preocuparnos, porque viajar más de 150 kilómetros hasta Tucson y no tener a “Car go” sería algo difícil de explicar a los jefes. ¿Será que hay escuadras divididas? No debería ser. Primero que nada, los Rockies no programaron escuadras divididas para hoy. Y en caso de que así fuera, igual debería estar aquí, pues cuando el plantel se separa los titulares se quedan en el hogar. “A lo mejor lo bajaron a las menores”, se echa a reír Nelson Pulido, camarada de la expedición de Líder.

Nada, a preguntar se ha dicho. Interrogamos a Melvin Mora y el yaracuyano confirma que el marabino está en algún punto del complejo. En la sala de máquinas no lo vemos, en el primer campo alterno tampoco.

Finalmente, lo hallamos en el último terreno. Está tocando la bola. “He estado aquí toda la mañana”, explica. “Lo que pasa es que, como llevo tres partidos seguidos jugando, no lo estoy haciendo hoy. La costumbre aquí es que en el campo principal practican los que van a jugar ese día”.

González no está tocando la bola como se hace en un adiestramiento de rutina. En la grama entre el montículo y el home, a unos tres metros de distancia del plato, están dibujados tres círculos que representan las áreas donde debe dormirse un toque exitoso, justo a medio camino entre el pentágono y el montículo. Además, hay una raya trazada diagonalmente desde la parte inicial de la raya de foul de tercera hasta su par de la inicial. Aprueba el toque que no trasponga esa línea. González tuvo rondas buenas y malas.

“Es una competencia entre todos los jugadores, incluyendo a los pitchers”, ilustra el astro de las Águilas del Zulia. “De ahí escogen al mejor por posición y al final van a dar un premio y dinero. Es algo para divertirnos, hoy estuvimos 20 minutos. Habrá que ver la puntuación, pero lo importante es divertirnos y a la vez trabajar”.

Este divertimento le servirá a González para eximir una materia que prela en el currículum de un primer bate, el rol que le tocará desempeñar en el lineup de la tropa de Denver. “Lo que se le pide al primer bate es que esté en base, que mueva a los corredores. Hasta ahora esa es la decisión del mánager, vamos a ver. Mientras esté en el lineup me sentiré contento”.

“Esto del toque se logra con trabajo”, prosigue el número 5 de los Rockies. “Parece muy simple, pero no lo es, hay que trabajar mucho para poder aplicarlo y últimamente me he sentido bastante bien. Los coaches nos han dado unos tips y esperemos que comience la temporada, donde la concentración hace que las cosas te salgan bien”.

Es evidente por sus declaraciones que para González esto de ser primer bate es una etapa transitiva hacia su ideal: anclarse en medio de la toletería. “Ellos dicen que lo más probable es que en el futuro voy a estar en mitad del lineup”, asegura. “Pero ahorita, como tenemos grandes bateadores, ellos decidieron ponerme en la primera posición, pero me siento cómodo. El año pasado realicé un gran trabajo allí y me gané esa posición”.

González piensa en su aquí y su ahora, que es ser primer bate y, por consiguiente, tomar boletos. Así que la disciplina en el home es otra asignatura pendiente. “En eso también estoy trabajando, pero la paciencia aparece cuando uno madura”.

Mientras tanto, el bateador en estado puro que es González ya está soltando las amarras y liga para .357. “Todavía no me siento al 100%”, reconoce el outfielder. “Mientras haya jugado partidos uno irá sintiéndose mejor, pues cuando llegué aquí tenía tiempo sin jugar”.

En el futuro las cosas pueden cambiar, pero por ahora me siento cómodo bateando de primero’’.

El maestro Melvin

Carlos González tiene al lado a Melvin Mora, uno de los jardineros más vistosos que haya tenido la pelota nacional y quien vive sus últimos años en las mayores. El yaracuyano le ha dicho algunas cosas puntuales.

“Lo que le digo es: ‘Vamos a jugar pelota’”, declara el utility. “Le comenté: ‘Ya sabes cuál es mi rutina, si quieres seguirla y ganar dinero en Grandes Ligas, bien. Si no quieres, no la sigas’. Le recuerdo que todos los días son un reto, todos los días nace un pelotero joven y no todos los días se tiene una estrellita en el hombro. Mientras la tengas, no te la dejes quitar. Trabaja fuerte, pues cuando eres prospecto y crees que lo tienes todo lo pierdes todo. La diferencia entre Carlos y yo es que Carlos ha sido prospecto desde que firmó, mientras que yo tuve que meterme a los golpes”.

González está agradecido con sus orientaciones. “Tengo la dicha de tener a Melvin al lado y hemos conversado muchísimo”, apunta. “Es un pelotero con experiencia y me ha dado grandes consejos. Estoy contento de compartir con otro venezolano”.

“Car-Go” le agarra el gustico a jugar en el jardín izquierdo

Carlos González mostró durante la temporada 2009-2010 del beisbol venezolano que tiene corte de centerfielder. Agarró lo fácil y lo difícil; pero en los Rockies de Colorado se apresta a ocupar el jardín izquierdo. “Estaré en el LF y me turnaré en el center cuando decidan darle descanso a Dexter Fowler”, calcula el guardabosque. “No he tocado el LF en los cinco partidos que llevo, en casi todos los juegos me han puesto en el centro. Lo más probable es que en este me coloquen en las esquinas. Todo depende del mánager, ellos saben que puedo jugar centerfielder”.

Aun así, no renuncia al sueño de defender el prado que le gusta: el central. “Esa es la posición en la que me siento más cómodo y donde me he desarrollado tanto en Venezuela como aquí. En mi primer año en las Grandes Ligas también jugué center”, se aferra González.

“El año pasado fue una experiencia nueva eso de ser LF. Veremos dónde vamos a terminar. Hay que ajustarse, eso es el beisbol. Pero ser centerfielder te hace más fácil el trabajo en las esquinas, pues en el centro hay mayor terreno que cubrir y cuando pasas a las esquinas sientes que todo es más pequeño y más fácil”. Si ellos deciden que mi futuro está en el LF o en el right, iré con mucho gusto, pero si la decisión es que vaya al centro, mejor para mí”.

Por: Carlos Valmore Rodríguez/Líder

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.