Inicio » Béisbol, Grandes Ligas

Los números demuestran que fue auténtica la revelación de “Cafecito” en el 2017

25 enero 2018 122 lecturas Sin Comentarios

El venezolano José “Cafecito” Martínez explotó a la ofensiva en las Grandes Ligas en 2017. Foto: MLB.com

El venezolano José Martínez tuvo la mejor temporada de su carrera en el 2017, gracias a una inesperada explosión ofensiva. Sin hacer mucho ruido, el toletero derecho de los Cardenales bateó .309/.379/.518 en 307 visitas al plato.

Ahora, la gran interrogante alrededor de Martínez, de 29 años, es si será capaz de repetir esos números, o si el 2017 no fue más que una casualidad. También falta ver si encontrará el tiempo de juego necesario en San Luis para probar su valía.

Pero empecemos con lo importante, y es preguntarnos si unos pocos buenos turnos de un pelotero que cumplirá 30 años en julio deben ser considerados un accidente, o el comienzo de mejores tiempos para él.

Aunque el 2017 haya sido su primera temporada exitosa en las Mayores, hay muchas razones para pensar que Martínez volverá a tener éxito en el 2018. Por ejemplo, hay que arrancar diciendo que los números que puso en el 2017 no fueron por accidente, ni por suerte. Se los ganó. En media temporada, el dominio que mostró Martínez en el plato es comparable con el de los mejores toleteros del béisbol.

Aquí en el laboratorio de Statcast™ de MLB.com, tenemos una métrica extremadamente poderosa. Se llama Expected wOBA, o wxOBA, y fue desarrollada con la intención de demostrar lo que un bateador puede hacer en el home. Toma en cuenta la calidad del contacto, en términos de la velocidad de salida y el ángulo de los batazos, y la cantidad de conexiones, en términos de ponches y boletos. No importa cuál es el resultado de esos batazos, porque el punto aquí es que un bateador debería recibir crédito por la habilidad que demuestra pegándole duro a la bola, más allá de que un buen defensor maneje el batazo, o de que uno malo no lo haga.

Líderes en Expected wOBA en el 2017 (mínimo 250 visitas al plato)
.446 — Aaron Judge
.424 — Joey Votto
.423 — Mike Trout
.423 — J.D. Martínez
.411 — José Martínez
.403 — Freddie Freeman
(El xwOBA promedio en las Grandes Ligas fue de .314 el año pasado, cuando 301 toleteros tuvieron al menos 250 viajes al plato)

Lo que debería llamar la atención es que el resto de los nombres de la lista están entre los mejores cañoneros del Grandes Ligas. (Otros jugadores entre los 15 mejores: Giancarlo Stanton, Justin Turner, el puertorriqueño Carlos Correa y Bryce Harper). Si miran a los líderes del 2016, verán al venezolanoMiguel Cabrera, al dominicano David Ortiz, Trout, Votto y Josh Donaldson. En el 2015, vuelven a aparecer Cabrera, Votto, Ortiz, Trout, Harper y Freeman.

Los nombres allí deberían ser suficientes para inferir que estar en esta lista es algo bueno.

También es justo decir que nada de esto es una garantía, y que Martínez no jugó la temporada completa como casi todos estos otros jugadores. Pero el punto es que es difícil acumular esos números aun en medio año. Si se le compara con aquellos que tuvieron éxito sin jugar la campaña completa, Martínez (.411 xwOBA en 307 visitas al plato) está por encima de Rhys Hoskins (.399 en 212) y Matt Olson (.380 en 216).

Digamos entonces que lo que hizo Martínez fue “de verdad”. ¿Cómo es que nadie lo notó antes? ¿Los Medias Blancas, Bravos y Reales “abanicaron” respecto a Martínez durante casi una década antes de que los Cardenales le diesen una oportunidad?

No necesariamente.

Como suele pasar muchas veces, la historia comienza con la salud. Para el año 2011, Martínez ya sumaba tres operaciones en la rodilla derecha, una de las cuales lo dejó fuera todo el 2009. Pero además, a pesar de su estatura de 6’6 (1.98 metros), “Cafecito” nunca había bateado para poder. Hasta el 2015, jamás había dado 10 jonrones en una temporada.

En aquella campaña 2015, Martínez bateó .384/.461/.563 en Triple-A con 10 bambinazos y 25 dobles. Pero cuando en el 2016 no tuvo el mismo nivel de éxito, hizo algo que hacen cada vez más bateadores: empezó a estudiar a los mejores toleteros del béisbol y decidió dejar de conectar rodados.

“Empezamos a ver algunos swings de Donaldson y Cabrera y notamos que no batean rolling”, dijo Martínez durante los entrenamientos primaverales del 2017. “Los eliminaron”.

Es una historia conocida. Martínez demostró una estelar velocidad de salida en sus batazos (su promedio de 90.6 mph estuvo entre los mejores 20 en las Grandes Ligas en el 2017) y después de muchos años dando batazos por el suelo más del 50% de las veces en las menores, bajó esa tasa a sólo 42% el año pasado.

Entonces, si se pregunta si hay un sustento real detrás del año revelación de Martínez, la respuesta es un contundente sí. Los datos son de verdad. El cambio de plan es real. La pregunta es si el venezolano tendrá el tiempo de juego suficiente para probarlo.

Eso dependerá de los Cardenales, que parecen listos con Tommy Pham en el jardín central, el dominicanoMarcell Ozuna en el izquierdo y Dexter Fowler en el derecho, y Matt Carpenter y el prospecto Luke Voitcomo opciones para la inicial (sin mencionar los constantes rumores sobre Eric Hosmer). Ya veremos si el equipo le dará un espacio a Martínez para que demuestre que lo suyo es de verdad.

Por: Las Mayores.

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.