Inicio » Béisbol

Miami la ciudad que salvó al Clásico Mundial

14 Marzo 2017 157 lecturas Sin Comentarios

Marlins Park vivió grandes jornadas durante el torneo. Foto: Jonas Morel

Un récord de asistencia, la participación inédita de una selección, la aplicación de nuevas reglas y el drama de jugadas puntuales, podrían resumir la esencia de lo que han sido los cuatro días más emocionantes en la historia del Marlins Park, casa de los Miami Marlins, ubicado en la Pequeña Habana.  Fácilmente y lejos de establecer un criterio absoluto, sino más bien de apreciación. La ciudad de Miami pudiese ser considerada como “salvadora”, en cuanto a la duración y continuidad del Clásico Mundial de Béisbol. “No puedo esperar para ver esa fanaticada allá afuera”, palabras de Robinson Canó, quien antes de tomar su primer turno en el evento internacional, podía anticipar el nivel de emoción de los seguidores de la representación de la República Dominicana

“Vamos a ver una fanaticada que mucha gente no está acostumbrada a ver”. Un acertado comentario del manager del equipo dominicano, Tony Peña y es que jamás en la historia del estadio de Miami se había logrado reunir a 37.446 personas para ver un juego de béisbol, hazaña únicamente lograda el pasado 11 de marzo, cuando el conjunto quisqueyano se midió a los Estados Unidos, que a pesar de ser el país sede, estuvo lejos de ser el combinado local en ese desafío.

Dentro de la marca establecida, se incluye una cifra superior a los dos mil boletos sin sillas, es decir, espectadores que pagaron solo para entrar al Marlins Park y mirar el juego aún sin poder sentarse. “Tenemos una afición increíble en San Francisco, pero nada se puede comparar a esto aquí en Miami”, palabras de Brandon Crawford, campocorto de los Estados Unidos y ganador de dos Series Mundiales en el béisbol de Grandes Ligas con los Gigantes.

Por otro lado, Colombia, ay Colombia, una selección debutante que, gracias a su notable desempeño, se llevó los elogios de la prensa, jugadores y ex jugadores. “Hay que salir a jugar duro y no dar este partido por garantizado”, afirmó Manny Machado justo antes del duelo frente a los colombianos en la última jornada de la primera fase.  Los sudamericanos por poco sorprenden al mundo, al tener ventaja de 2-0 sobre Estados Unidos, con un lanzador como José Quintana que dejó en sólo un imparable al equipo dirigido por Jim Leyland.

A pesar de la derrota en entradas adicionales, Colombia se recuperó y el 11 de marzo, hizo historia al conseguir su primer triunfo en un Clásico Mundial, tras vencer 4-1 a Canadá.  No contentos con ello, la tropa dirigida por Luis Urueta, estuvo a tan sólo 90 pies del home plate, de quizás dar la mayor sorpresa en el béisbol mundial, cuando en el cierre del noveno inning, un tiro de José Bautista en combinación con el receptor Wellington Castillo, privaron a Oscar Mercado, de anotar la carrera que hubiese dejado en el terreno a la República Dominicana. Colombia eventualmente cayó en entradas adicionales, pero dejó su huella y el futuro sólo promete años mejores, incluyendo el hecho de que está asegurado el boleto al próximo Clásico Mundial, debido al triunfo sobre los canadienses.

La “Regla Panamericana”, también hizo su debut en Miami. Precisamente a través de este controversial mecanismo, que consiste en colocar corredores en primera y segunda base, al inicio de la undécima entrada, la República Dominicana abrió la puerta para un rally de siete anotaciones frente a Colombia. “Eso no es béisbol, dañan el juego”, se quejaron algunos aficionados, mientras que otros la recibieron con agrado “me encantó con eso pagué la entrada”.

Más allá de cualquier controversia, el sentimiento que reina en las calles de Miami, o al menos en los alrededores del Marlins Park, es el de una expectativa positiva, que espera con  ansias la próxima edición del evento, en el que la ilusión de los residentes y organizadores, es de nuevamente albergar el torneo, quizás hasta con un mayor protagonismo, y es que por tercera edición consecutiva y segunda en el Marlins Park, la ciudad de Miami, demostró que vive el béisbol de forma única, que existe el estadio, la afición y logística necesaria para mantener al Clásico Mundial de Béisbol y  particularmente en este 2017, ante una ola de críticas, la llamada “Ciudad del Sol”,  podría haber salvado este Campeonato, sin dudas, el más importante de la pelota a nivel mundial.

Por: Octavio Sequera 

Cualquier pregunta o comentario a Octavio Sequera, lo puedes hacer por Twitter en @osequeraTOMALO

 

 

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.