Inicio » Béisbol, Grandes Ligas, Venezolanos

Aníbal Sánchez con el Cy Young en mente

13 marzo 2014 902 lecturas Sin Comentarios
Aníbal Sánchez es un clavo en la rotación de Detroit.

Aníbal Sánchez es un clavo en la rotación de Detroit.

Su locker está entre el de Justin Verlander y Max Scherzer, dúo que ha ganado el Cy Young en dos de los últimos tres años. Eso pudiera ser un buen indicio para Aníbal Sánchez, con miras a la temporada que está por comenzar.

El venezolano, además, viene de ganar el liderato de efectividad en la Liga Americana, en el 2013, al aceptar solo 2.57 carreras limpias por cada nueve entradas de labor –el mejor registro de su carrera-.

Él sería un legítimo candidato al Cy Young de mantenerse sano este año y continuar con la consistente línea ascendente que ha tenido las últimas temporadas, que lo posicionó como uno de los pitchers más eficientes de Grandes Ligas, en el 2013, sin tener la exposición o atención de muchos otros.

Sánchez se está preparando justamente para eso, para llegar al tope de la élite de los lanzadores y, desde luego, ganarse ese codiciado premio.

“Siempre es una meta, estar en la élite de los lanzadores y ganar un Cy Young. Creo que tengo las condiciones necesarias y trabajo duro para eso. No hay razón por qué no luchar por algo como eso. Siempre es una meta anual estar entre los candidatos al Cy Young y ganarlo si se me presenta la oportunidad”, dijo el venezolano, quien la temporada pasada fue el único lanzador en la Liga Americana en combinar en sus registros efectividad menor de 2.60, whip inferior a 1.16 (1.15) y más de 200 ponches (202).

Esos número acumulados en el 2013 le valieron para que por primera vez en su carrera recibiera votos al galardón que distingue al mejor lanzador de la liga, llegando en el cuarto lugar.

Ese reconocimiento, por el trabajo que realizó la temporada anterior, sirvió para tocar la puerta en esa aspiración que tiene el derecho, así como para ser considerado como uno de los pitchers que puede tener el honor de abrir el encuentro inaugural de esta campaña para los Tigres, que será el próximo 31 de marzo, ante los Reales de Kansas City, en el Comerica Park de Detroit.

La decisión, sin embargo, no es fácil para el manager del conjunto, Brad Ausmus, quien además del venezolano tiene a Scherzer, el Cy Young del 2013, y a Justin Verlander, quien es el líder de la rotación.

Sánchez sabe que es difícil que lo coloquen a él por encima de sus dos compañeros, por los galardones que han tenido en el pasado (en el 2011, Verlander ganó el Cy Young y el Jugador Más Valioso de la Liga Americana).

Pero el hecho de que Ausmus haya dicho su nombre entre los candidatos para el Opening Day tiene un significado importante.

“Para mí siempre es un orgullo que me tomen en cuenta para cualquier situación durante la temporada, bien sea para un Opening Day o para cualquier otra cosa. Ya me pasó cuando abrí los juegos de playoff, el año pasado, contra Boston. Siempre es una meta, un logro más. Pero siempre he dicho que no importa el número que te toque dentro de la rotación, lo importante es hacerlo bien en el día que te toque lanzar”, expresó el pitcher, quien cumplió 30 años de edad el pasado 27 de febrero.

En su desarrollo y crecimiento como lanzador de Grandes Ligas, Sánchez ha tenido que sortear diferente situaciones y pruebas, tanto en el ámbito deportivo (lesiones) como en el personal (pérdidas de familiares, particularmente la de su primer hijo, quien solo tuvo unos meses de vida).

Todas esas circunstancias, que en su momento han sido dolorosas y lamentables para el derecho, le han servido para llegar al punto en el que se encuentra en estos momentos y que lo llevaron a conseguir un contrato de cinco años y 80 millones de dólares con los Tigres, en el invierno del 2012.

“Después de ese primer año de mi carrera, en el que lancé el no hit no run con los Marlins, mi carrera no fue muy impresionante, porque tuve muchos problemas dentro y fuera del terreno. Los personales me hirieron mucho”, dijo Sánchez, quien completó: “Lo más importante es que ahora soy una persona más madura en el terreno y trato de trabajar en lo que necesito. Trato de enfocarme en cuidar mi peso, mi cuerpo. Lo más importante es prepararme física y mentalmente para así poder ayudar al equipo que hoy en día represento. Ese siempre es mi principal objetivo”.

El trabajo y la dedicación del venezolano lo han llevado a ser, sin querer, un pitcher capaz de ponchar a muchos bateadores, lo que lo ha hecho también un pitcher dominante.

Aunque no reniega de esa cualidad adquirida en su progreso, Sánchez asegura que no es algo con lo que él salga a pitchear, que para él lo mejor es ser eficiente y efectivo con sus pitcheos, quizás de la misma forma que los francotiradores lo son sus municiones.

“Creo que eso –los ponches- requieren de muchas cosas. Es verdad que he ponchado a mucha gente, pero no me preparo para ponchar, porque para ponchar se necesitan tres pitcheos y para sacar out uno solo. Siempre me ha gustado ser un pitcher de pocos pitcheos aunque siempre tengo una cuenta elevada, pero para eso trabajo”, dijo Sánchez, quien agregó: “A mí lo que me gusta es ser consistente y sólido a la hora de estar en la lomita. Eso es lo que quiero para este año, lo demás vendrá solo”.

Por: Billy Ruso/Líder

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.