Inicio » Fútbol, Vinotinto

La vinotinto con saldo positivo en 2010

1 abril 2010 932 lecturas Sin Comentarios
Francisco Flores fue el capitán ante los australes.

Francisco Flores fue el capitán ante los australes.

Una victoria, tres empates, y una derrota en los primeros cinco partidos amistosos del 2010 dejan un balance positivo, hasta ahora, en la preparación de la selección nacional de cara al próximo ciclo en el que disputarán la Copa América Argentina 2011 y la eliminatoria al Mundial Brasil 2014.

El año inició para la vinotinto con el empate a cero ante Japón en Oito, y pasó luego por la derrota ante Panamá 1-2 en Barquisimeto, la igualada 1-1 ante Corea del Norte en San Felipe, el triunfo nuevamente ante la selección asiática 2-1 en Puerto La Cruz y el cierre de ayer en la noche con Chile 0-0 en Temuco.

Excepto Panamá el resto de las selecciones enfrentadas por la selección nacional están clasificadas al Mundial Suráfrica 2010 lo que le agrega un valor extra a los resultados.

El encuentro de ayer ante la selección que dirige Marcelo Bielsa dejó una grata impresión del conjunto venezolano por su acertado desempeño, en especial el defensivo, que le permitió sumar un buen resultado ante un equipo que ayer amaneció en el puesto 13 del Ranking FIFA.

Chile no contaba en el encuentro de ayer con muchas de las figuras que estarán en la Copa del Mundo, sin embargo, tenía a cuatro jugadores que militan en equipos extranjeros convocados por Bielsa a último momento, mientras que Venezuela viajó con un equipo integrado netamente por jugadores del medio local y varios juveniles.

El resultado le dio a Venezuela la potestad de quitarle la racha de cuatro victorias consecutivas que sumaba el cuadro austral contando desde los dos últimos encuentros del Premundial para Suráfrica.

El principal aspecto resaltante que tuvo la selección nacional ante Chile fue el trabajo en el orden táctico, que le permitió al equipo mantener el equilibrio y evitar que los locales le hicieran un daño irremediable.

El cuadro chileno igual atacó con serias posibilidades de haberse llevado la victoria, pero la vinotinto supo salir de los apuros con un buen trabajo de los centrales Giovanny Romero y el debutante Jaime Bustamante. Aunque en la retaguardia fue el portero Leo Morales quien se queda con la más alta calificación con sus acertadas intervenciones, en dos ocasiones.

La selección nacional se manejó con un esquema inicial de 1-4-3-3 (portero, línea de cuatro defensas, tres mediocampistas y tres atacantes), que tuvo un buen desarrollo en muchos pasajes del partido, aunque mostró falencias en la transición ofensiva en la mayoría de los casos por imprecisiones en los pases. Luego en la segunda parte, con los cambios, la vinotinto alternó por momentos entre el esquema inicial y el habitual 1-4-4-2.

La vinotinto generó hasta siete ocasiones de gol: dos de Ángel Chourio, una de José Luis Granados y otra de Edder Farías en la primera mitad; mientras que en la segunda repitió Chourio, Farías y se sumó Richard Blanco, los dos últimos en jugadas asociadas con el juvenil Fernando Aristeguieta. El pecado de la selección fue no encontrar la forma de concretar el gol.

El conjunto de César Farías tenía como objetivo desarrollar un partido con mucha intensidad y aumentar la velocidad de juego. El grupo le respondió al seleccionador nacional manteniendo el ímpetu durante todo el choque, y la rapidez se vio afectada en parte por una cancha muy pesada producto de la lluvia que cayó en la ciudad de Temuco. Tampoco Chile tuvo el vértigo y la verticalidad que acostumbra.

La actitud y el esfuerzo volvieron a ser parte de la demostración de una selección que tiene como máxima aspiración conseguir su primera clasificación a un Mundial, en la próxima cita de Brasil 2014.

La labor colectiva se impuso en el desempeño vinotinto, que dejó espacio para el destaque de jugadores como  Chourio el más rápido y dinámico en la cancha, pero que además colaboró en los aspectos defensivos.

El mediocampista Giácomo Di Giorgi volvió a dejar buenos recuerdos de su capacidad para marcar y ordenar el mediocampo, confirmando el puesto que se ha ganado en el ciclo de Farías. Mientras que el juvenil Yohandry Orozco revalidó su proyección.

En un año de ajustes y pruebas, en el que el entrenador Farías ha anunciado el objetivo de ampliar la base de jugadores de la selección nacional, el rumbo de la vinotinto está marcado por el trabajo y los resultados positivos le servirán para transitar el camino con tranquilidad.

Por: María José Rey Palermo/El Universal

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.