Inicio » Baloncesto, LPB, Notas destacadas

Final LPB: Marinos quedó a punto de mate

10 julio 2011 604 lecturas Sin Comentarios
Batle ha sido clave para los navales.

Batle ha sido clave para los navales.

“¡Axiers! ¡Axiers!”. Luego de superar anoche 80-74 a Cocodrilos de Caracas y dejar la serie final 3-1 a favor de los suyos, uno de los capitanes de Marinos de Anzoátegui, Axiers Sucre, complació a una niña en brazo, de no más de dos años, para inmortalizar el momento a través del lente de una cámara.

Sucre estuvo varios minutos tomándose fotos con los aficionados de su equipo, quienes tenían intención de armar una pequeña fiesta.

El entrenador de Sucre, Néstor García, trató de mantener a la afición del Acorazado dentro de la realidad. “No hemos conseguido lo que estamos buscando. La serie sólo está 3-1 y mañana (hoy) hay que venir tranquilos, manejar la presión y defender”.

Un triunfo hoy frente a su enconado rival dará el octavo título a los navales y los igualará con Guaiqueríes de Margarita y Trotamundos de Carabobo como los equipos más ganadores en la historia del básquet venezolano.

Los reptiles deberán ganar tres partidos en fila para reeditar su corona.

El choque de hoy se celebrará en el gimnasio Luis Ramos de Puerto La Cruz, a las 5:00  de la tarde.

Travesía controlada

Tres triples de Oscar Torres dieron ventaja 24-12 a los anfitriones tras concluir el primer parcial, que culminó con una imagen que mostraba lo que García quiere de sus dirigidos: Diego Guevara le robó la pelota a Jesús Centeno y acabó con la última posesión rival en el cuarto.

“Entramos con intensidad, fuimos agresivos en el inicio, entraron los triples de Oscar… eso fue clave”, dijo el timonel García.

En el segundo cuarto, la ventaja se amplió, gracias a ocho puntos de Sucre, a siete de Donta Smith y a que a los visitantes sólo tenían a Jack Martínez como argumento ofensivo (9 puntos).

Los navales se fueron a descansar con ventaja parcial de 48-30.

Marinos mantuvo la concentración en el tercer lapso, cuando la sapiencia en la conducción de los armadores de Marinos Gregory Vargas y Diego Guevara resultó determinante.

El ataque en el capítulo nuevamente lo lideró Sucre con seis unidades, y los dueños de casa seguían arriba en el marcador 64-47.

“Lo iba a descansar, quería hacerlo, pero lo vi tan bien que preferí dejarlo en la cancha”, admitió el estratega argentino.

Los saurios se acercaron a sólo seis puntos en el cuarto final.

“Caimos en la desesperación y empezamos, cada uno, a querer resolver las cosas por su cuenta. Eso nos afectó”, explicó Sucre.

Para García, la pérdida  de la ventaja cómoda, en el tramo decisivo,  que favorecía a los anzoatiguenses, tiene su explicación: “El rebote ofensivo es la especialidad de ellos, son los campeones”.

Otro de los factores que ayudó a los saurios a acercarse fue la poca efectividad de los anfitriones en los tiros libres (fallaron seis de 16 lanzados).

Sucre no lideró el ataque naval, pero sí la defensa, pues limitó a Martínez a sólo dos puntos.

Los fanáticos tuvieron su recuerdo con Sucre, pero el ala-pivot de Marinos quiere celebrar hoy.

Por. León Aguilar/El Tiempo

EL UNIVERSAL

Cuestión de actitud. Marinos de Anzoátegui salió como una tromba en el primer cuarto, rubricó un parcial de 24-12 y luego administró la ventaja, aunque con apremio al final, para vencer 80-74 a Cocodrilos de Caracas, en el Luis Ramos, en Puerto La Cruz, y quedar a un paso de llevarse su octava corona en la historia de la franquicia.

El elenco naval, que ahora domina la serie 3-1, fue disciplinado en el ataque. Tres triples corridos de Oscar Torres abrieron la brecha en ese primer período. Eso, unido al sacrificio en defensa, permitió a los locales irse al camerino con ventaja de 48-30, frente a un Cocodrilos desdibujado (tuvo de 9-0 en triples en esa parte) y displicente en defensa.

En la segunda mitad, Marinos manejó el partido, pero tuvo un bache en el cuarto de cierre. Juan Herrera y Jesús Centeno empujaron la remontada, junto a Carl Elliot, pero faltó fuelle. Leandro Garcíamorales falló en momentos claves y se apagaron las esperanzas. Terminó con dos puntos y de 6-0 en tiros de campo en 30 minutos.

Axiers Sucre tuvo 18 puntos y nueve rebotes por Marinos, como figura.

“Mantuvimos a Cocodrilos por debajo de 80 puntos y eso fue clave. Estamos 3-1 en la serie, pero tenemos que estar tranquilos hoy. Aún no hemos logrado lo que queremos”, dijo el coach Néstor “Che” García, de Marinos.

La última vez que el Acorazado ganó un campeonato en su casa fue en 2004, ya que los dos últimos, 2005 y 2009, fueron en Barquisimeto y Caracas.

Por los saurios, Jack Martínez terminó con 18 puntos y 16 rebotes. JRH

Por: José Rubico

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.