El histórico día de la familia Fasciana

Imagen histórica. José y Luis Fasciana (padre e hijo) se enfrentaron. Primera vez que sucede en la división de honor. Foto: Roberto Carlo Rojas

Imagen histórica. José y Luis Fasciana (padre e hijo) se enfrentaron. Primera vez que sucede en la división de honor. Foto: Roberto Carlo Rojas

La familia Fasciana vivió una tarde especial el domingo sobre el césped del Pachencho Romero. En el arco del Zulia estaba “Cheo”, el capitán y estandarte del equipo, mientras Monagas sorprendía al alinear a un juvenil con pocos minutos en Primera: Luis, hijo del portero del equipo rival.

Pese a no ser habitual en el esquema de Alí Cañas, el juvenil oriental se hizo de un hueco para la visita a Maracaibo. “Le puse un mundo en la semana, también tenía un extra”, confesó Luis. Del otro lado del puente, “Cheo” lo esperaba con los nervios de un juvenil, pese a sus 39 años. “No pude dormir la noche anterior de la ansiedad. Si te confieso, eso no me había pasado con ninguna final ni con ningún partido internacional”.

Antes del partido se vieron. “Fue un momento inolvidable, nos abrazamos en la mitad del campo, se me salieron las lágrimas”, contó el hijo. Su padre relató la conversación: “Lo único que le dije fue ‘bendición, hijo’”. Tras el pitazo inicial, desapareció el vínculo padre-hijo. “Cada uno se metió en lo suyo. Fue difícil verlo como un rival y no como mi padre, pero uno es un jugador profesional”, opinó el volante.

Mil recuerdos en 90 minutos

“Cuando comenzó el juego me vinieron muchos recuerdos, de verlo en pañales, gateando”, aseguró “Cheo” con una voz emocionada. En el descanso volvieron a cruzarse y Luis le disparó: “Viejo, lo siento, pero voy a marcarte”, le dijo con desparpajo. “Hubiera sido el gol que menos me hubiera dolido en mi carrera”, aseguró luego el portero. “Le pateé dos veces, pero no pude anotar. Si hubiera marcado no lo hubiera celebrado, yo le tengo muchísimo respeto a mi viejo”, sostuvo Luis. “¿De verdad dijo eso?”, preguntó José al enterarse. “Me agrada muchísimo oír eso, demuestra que está muy centrado. Le agradezco mucho ese respeto”.

Tras el pitazo final volvieron a conversar. “Ahí ya me habló como padre y no como rival. Me dijo que estaba orgulloso”, develó el juvenil.

“Esto es lo más grande que me ha pasado en mi carrera, yo cambio todo lo que he vivido por ese momento. Ya me siento realizado, puedo irme del fútbol tranquilo. El resultado es lo de menos, esta vez le tocó perder, pero ya ganará muchos partidos”, aconsejó el padre. “Él ya hizo su nombre, ahora me toca a mí”, respondió Luis.

Por: Daniel Prat Jerez/Líder

Etiquetas:  

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.