Inicio » Fútbol

Sinfonía alemana goleó a Brasil

8 julio 2014 887 lecturas Sin Comentarios
Muller abrió el grifo de la goleada teutona sobre Brasil.

Muller abrió el grifo de la goleada teutona sobre Brasil.

La sinfonía alemana de Bethoven apareció en el juego colectivo de la selección alemana de fútbol que venció a Brasil con autonomía, sobriedad, contundencia, juego colectivo. Alemania dejó jugar a  Brasil por solo diez minutos para comenzar su ofensiva nuclear de goles y asestar cinco goles en 18 minutos. 7-1 Alemania pasó a su primera final desde Corea Japón 2002 eliminando al local, favorito y  quien le quitó la Copa del Mundo en el 2002: Brasil.

Thomas Muller, un nuevo “asesino” de la ofensiva teutona que con solo 24 años con el primer gol del encuentro llegó a diez goles en la historia de los mundiales, abrió la artillería alemana que siguió continuamente y mordazmente con Miroslav Klose marcando el segundo del encuentro y el número 16 en su cuenta personal en mundiales con 23 juegos, convirtiéndose en el máximo goleador histórico en los mundiales dejando atrás los 15 goles de Ronaldo Nazario de Lima “Ronaldo”.

Toni Kross no dejo que celebrara Klose cuando en menos de dos minutos logró convertir dos goles más para sentenciar el juego y toda aspiración de remontada brasileña en su estadio y en su mundial. Sami Khedira, tres minutos después colocó la manita impensable, inesperada a un encuentro que se rompió en todos los sentidos para el fútbol brasileño, donde el juego, los toques, la magia, el “jogo bonito” venía del lado más frío del fútbol europeo, del juego alemán.

Brasil tuvo en los primeros ocho minutos del segundo tiempo a través de la entrada de Paulinho un poco de juego ofensivo y llegó a tener hasta cuatro oportunidades para despertar y poder lograr una impensable e histórica remontada mundialista pero Manuel Neuer les negó cada una de las oportunidades, tapó cada ataque como si el encuentro estuviese 1-0 y logró mantener el arco en cero para la tranquilidad teutona.

Luego de los 15 minutos de búsqueda brasileña por lograr un gol que los animara, todo volvió a la normalidad y los germanos recuperaron el balón comenzaron a tocar, jugar y tener el balón con estilo para conseguir dos goles más en las botas de Schurrle en par de oportunidades, Mezut Ozil se perdió el octavo pero eso solo sirvió para que Oscar en el último minuto anotara el gol que solo marcara una mínima diferencia.

Brasil sigue siendo la pentacampeona del mundo, pero sigue teniendo una deuda con su historia, ganar un mundial en su casa.

Por: Saúl García

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.