Inicio » Fútbol, Legionarios

Miku: “El vestuario está con Farías”

30 marzo 2012 398 lecturas Sin Comentarios
Miku Fedor ha logrado calar en el fútbol español.

Miku Fedor ha logrado calar en el fútbol español.

Hubo un tiempo en el que Nicolás Ladislao Fedor Flores, más conocido como Miku, “pensaba que tendría el futuro asegurado y que con lo que hacía” le valdría para jugar al fútbol. “Me costó prácticamente dos años de mi carrera”, reconoce el delantero venezolano del Getafe y máximo goleador del equipo azulón. Ahora se sacrifica por el colectivo y siempre quiere “hacer mucho más”, la misma filosofía que ha aplicado la selección venezolana para alcanzar cotas impensables hasta hace poco tiempo.

El caraqueño llegó a Valencia en 2001 con su familia y se quedó para jugar al fútbol. Desde entonces ha pasado por todas las categorías y divisiones posibles, pero en todas ha aprendido algo.

Pregunta.- Ante el Valencia anotó su octavo gol en la Liga esta temporada y superó su mejor registro en Primera División. ¿Ha cumplido un objetivo?

Respuesta.- A principio de año siempre te planteas intentar mejorar el anterior, tanto a nivel individual como colectivo. Se podría decir que de momento estoy contento porque siento que he crecido en aspectos goleadores y también en muchos aspectos del juego, no sólo en meter goles. A nivel colectivo creo que este año no vamos a sufrir tanto como el año pasado y que la categoría está prácticamente salvada, así que todo lo que venga ahora será por la ambición del equipo.

P.- ¿Cree que el Getafe puede clasificarse para jugar en Europa la próxima temporada?

R.- No es que hablemos de Europa, pero la posibilidad está ahí, tanto a nivel matemático como a nivel de juego todo está muy cerca. Este año ha habido mucha igualdad en la Liga. Del segundo puesto para abajo puede suceder cualquier cosa y ganar dos o tres partidos te hace subir muchas posiciones en la tabla y poder pensar en algo más. Pero hay que ser realistas y el objetivo principal, por presupuesto, por masa social y por todo lo que conlleva el club es obtener la permanencia. Luego, a partir de ahí, soñar siempre es gratis y se puede conseguir cualquier cosa.

P.- Su mejor registro como goleador en España son 18 tantos con el Salamanca en Segunda División B. Aquella temporada usted sólo tenía 20 años y ahora tiene 26. ¿Qué ha cambiado en su forma de jugar desde entonces?

R.- Han cambiado muchas cosas. Aquel año fue muy bonito, inolvidable, en el que di un salto grande como jugador, porque había jugado en categorías inferiores, en Tercera, en otros equipos de Segunda B mucho más humildes… Y llegué a un club como el Salamanca, un club prácticamente profesional, con una plantilla de Segunda División A que, por circunstancias, había bajado a Segunda B y que tenía la ilusión de subir. Jugábamos muy bien al fútbol y aprendí de muchísimos compañeros. No podré olvidar a Arpón, Quique Martín, Jorge Alonso, Rogerio, Mario… La verdad es que tuve un grupo bastante bueno que me enseñó muchísimas cosas y parte de lo que he crecido también se la debo a ellos. El delantero hace goles pero si el resto de compañeros no hace su labor es imposible que el balón llegue, así que fue un trabajo de equipo.

P.- Usted es de ascendencia húngara, ha nacido y crecido en Venezuela, pero lleva más de una década en España. ¿Le plantea alguna confusión en su vida todo esto?

R.- (Risas) No…, no, no. La verdad es que estoy muy contento de pasar en España gran parte o casi toda mi carrera, porque en Venezuela jugué solamente a nivel colegial hasta las categorías Infantil A y Juvenil de primer año. Llevo ya mucho tiempo aquí, estoy adaptado a la vida, estoy contento, me han tratado muy bien, he aprendido muchísimas cosas, he hecho grandes amigos…, pero no puedes olvidar de donde vienes, ni tu patria, ni tus raíces, y en cuanto me retire mi destino es Caracas. Soy de esa ciudad, soy venezolano, es algo que llevo por dentro y cuando me retire volveré a mi país.

P.- ¿Caracas pasando por Miami?

R.- (Más risas) No, no, no. Caracas, Caracas. A Miami la gente va de vacaciones y porque nos queda cerca, pero Caracas, para mí, es la mejor ciudad del mundo.

P.- Usted es casi un fijo en la selección de Venezuela y en el Getafe. ¿Desempeña la misma función en la Vinotinto y en el Getafe?

R.- No, yo creo que jugamos de diferente forma. En la selección, los delanteros hacemos un trabajo defensivo muy grande. Corremos mucho a la hora de defender sin balón y las ocasiones de gol son menores, pero somos conscientes de que ésa es nuestra función para lograr el éxito en la selección a nivel colectivo. Así como otros jugadores en otras posiciones tienen que hacer otras cosas, nuestro entrenador nos ha pedido a los delanteros sacrificio defensivo. Y que estemos tranquilos, que nuestro registro goleador posiblemente va a bajar con la selección, pero lo que le damos en trabajo defensivo Salomón, Giancarlo, Alejandro, Mario Rondón, Richard Blanco, Feltscher y yo es algo que tenemos que hacer, lo asumimos con naturalidad y lo desempeñamos sin ningún problema.

P.- En cuatro partidos de las eliminatorias de clasificación para el Mundial de Brasil, Venezuela sólo ha anotado tres goles. ¿Le preocupa esta falta de gol?

R.- No, no me preocupa. Yo creo que da lo mismo ganar un partido 5-0 que 1-0, lo que importa son los tres puntos. Nosotros hemos hecho goles de pelota parada, han marcado los dos centrales titulares, Fernando Amorebieta y Oswaldo Vizcarrondo, y el otro lo marcó Frank Feltscher, un jugador que puede ser delantero o jugador de banda. Pero nosotros estamos tranquilos. En la Copa América también obtuvimos un cuarto puesto y el registro goleador fue equitativo. Todos los que metimos goles metimos uno. Eso quiere decir que esa función en el equipo está repartida y que no importa si un día marca uno o marca otro. Lo importante es que la Vinotinto sume tres puntos.

P.- Venezuela lidera la Clasificatoria para el Mundial de Brasil 2014 con los mismos puntos que Uruguay y Argentina. Hace años eso era impensable, ¿verdad?

R.- Sí, el fútbol ha crecido mucho en Venezuela tanto a nivel de clubes como a nivel de selección. Hay que agradecer que viene haciéndose un trabajo muy abajo, con las inferiores, en las escuelitas. La gente se está concienzando de que no se puede llegar a la élite sin un trabajo previo atrás, y la verdad es que estamos contentos porque vemos que viene gente empujando con fuerza, jóvenes talentos, jóvenes valores que vienen y que si nosotros no estamos al nivel que se presupone que debemos estar van a venir, nos van a desplazar y, como es ley de vida, nos van a quitar el sitio. Entonces nosotros tenemos que estar aún mucho más fuertes y hay esa sana competitividad para que el entrenador tenga el difícil problema de elegir jugadores.

P.- El 3 de junio tienen un partido importantísimo de visitante contra Uruguay. ¿Sería una sorpresa que ganara Venezuela?

R.- No es una sorpresa si Venezuela gana en Uruguay. Tenemos jugadores para eso y nosotros ya le hemos ganado a todos los equipos de Sudamérica. También hemos ganado en pre-Mundial en Uruguay. Recuerdo el 0-3, el Centenariazo, que fue el primer partido donde la selección tuvo una actuación memorable y se enganchó mucha gente a la selección. El equipo puede ganar allí sin problemas. Tampoco hay que olvidar que Uruguay es el campeón de América, que es líder de la clasificación con nosotros y que va a ser un partido muy aguerrido. Para sacar algo positivo, vamos a tener que pelear muy fuerte y poner la misma entrega que ellos.

P.- ¿Qué futbolista venezolano le está gustando más?

R.- Este año me está gustando especialmente Juan Arango. Ya lo conocíamos, Juan es prácticamente el mejor jugador de la historia de Venezuela, no sólo por lo que hace dentro de la cancha sino por las puertas que ha abierto a todos los demás. Pero este año en Alemania tanto él como su equipo han sorprendido. Físicamente se le ve como si tuviera cinco años menos, trabaja muchísimo, está implicado, está metiendo goles y se le reconoce a nivel europeo. Ya sabíamos del potencial de Juan, pero este año nos ha sorprendido que esté tan bien, sobre todo físicamente.

P.- Además, ¿qué le parece que esté destacando como un gran pasador?

R.- Sí, él tiene esa cualidad porque tiene un pie izquierdo maravilloso, yo creo que la mejor zurda que he visto en toda mi vida junto con la de Silva. Realmente, Juan no es un goleador, es un gran jugador de banda que da asistencias de gol y este año está haciendo eso, está dando muchas asistencias y muchas alegrías en Alemania.

P.- ¿Se fija en Arango como un ejemplo para su carrera deportiva?

R.- Sí, yo creo que todos los venezolanos tenemos a Juan como un espejo en el que mirarnos. Es un jugador que tiene casi 11 años en el extranjero, en todos los equipos a los que él ha ido ha sido titular indiscutible, jugador importante, jugador con repercusión, también en la selección, y eso no es fácil. Él ha sabido llevar eso con naturalidad, es nuestro capitán, el capitán de la selección, nos representa, luce con orgullo el brazalete y cada vez que juega con la selección da todo por el todo. En algún momento fue criticado porque a la gente le parecía que podía dar más, pero no era un momento fácil para él. Ha vuelto con más fuerza que nunca y es un ejemplo no sólo para mí, sino para cualquier jugador que quiera seguir sus pasos.

P.- En enero de 2010 estuvo a punto de ir cedido al Málaga. ¿Le hubiese gustado jugar con su compatriota Salomón Rondón?

R.- Sí, me hubiese gustado. En la selección ya jugamos juntos cuando el entrenador quiere y me siento muy cómodo con él. Es un jugador con unas cualidades tremendas. Posiblemente tiene un futuro maravilloso, a nivel de selección y de clubes. Es un chico muy trabajador, muy humilde, con los pies en el suelo y es un placer y un privilegio poder compartir vestuario con él. Aquella ocasión del Málaga no se dio por circunstancias de contrato, pero si hubiera surgido la posibilidad hubiera jugado encantado con él.

P.- ¿Le sorprende que Amorebieta haya elegido jugar con la selección de Venezuela?

R.- No, no me sorprende. Yo creo que Fernando tomó la decisión correcta. Él ha pensado en lo mejor para él y en lo mejor para su carrera. También ha pensado en sentimientos que tenía. Obviamente, no es una decisión fácil, pero cuando decidió jugar con nosotros, ese día le abrimos las puertas del vestuario. Es uno más, cada día que viene se integra mucho más y estamos contentos porque es un jugador que nos está aportando cosas.

P.- ¿Cómo es César Farías?

R.- César Farías es un técnico joven con ideas diferentes y revolucionarias en el fútbol venezolano, no en el fútbol mundial porque él está al día de lo que pasa en el fútbol mundial y usa las técnicas que usan en todos lados. Tiene un espíritu ganador muy grande, sabe que tiene un potencial grande como técnico y la gente que le rodea también hace un gran trabajo. También es un gran motivador, está cerca de los jugadores, es cercano, es muy observador, es un tipo que va de frente, no da rodeos ni habla a tus espaldas, sino que él va directo. El vestuario está con él, estamos contentos, comprometidos con su idea, con su filosofía y hasta el momento está haciendo lo que se le pide, estar en la clasificación bien, preparar los partidos y que la selección tenga un nivel bueno.

P.- ¿Ha cambiado mucho la forma de entender y vivir el fútbol en Venezuela?

R.- Sí, ha cambiado mucho, sobre todo la sociedad. Hay algunos fieles seguidores que iban con la selección para arriba y para abajo, y aunque nos metieran tres goles, cuatro o cinco ellos seguían ahí. Pero Venezuela es un país de mestizaje, donde hay muchas culturas: española, italiana, portuguesa… Al final mucha gente es descendiente de un venezolano y de algún europeo, así que como la selección no obtenía resultados positivos la gente decidía apoyar a la selección de su otra familia. Pero a raíz de que la selección ha obtenido buenos resultados la sociedad se ha contagiado de eso, estamos muy contentos porque se ha creado un sentimiento de selección nacional y lo ves en los niños. Los ídolos de los niños antes eran Ronaldo, Messi o cualquier jugador de otro país y ahora les preguntas y ellos quieren ser como Salomón Rondón, como Ronald Vargas, como Tomás Rincón y la verdad es que eso es de elogiar. Seguramente esos niños, en el futuro, si llegan a jugar al fútbol, serán mejores que nosotros y nos darán muchas alegrías.

P.- Algún niño también querrá ser como Miku, ¿no?

R.- Si alguno quiere ser como yo, suerte (risas).

P.- ¿Se arrepiente de algo en su carrera como futbolista?

R.- Arrepentirse es muy difícil. Cuando miras atrás y crees que podrías haber hecho esto o aquello prácticamente ya no vale para nada. Simplemente puedes aprender de los errores y seguir mirando hacia delante. De lo que sí me arrepiento es que después de mi primera etapa en Salamanca tuve dos años en los que mentalmente estaba como ido. No vivía por y para el fútbol, pensaba que tendría el futuro asegurado y que con lo que hacía me iba a valer para jugar. Pero el fútbol profesional es muy competitivo, hay muchas cosas que hay que hacer en el día a día para poder mantenerse en la élite y me costó entenderlo, me costó aprenderlo y me costó prácticamente dos años de mi carrera. Hoy en día valoro lo que tengo, sé lo que me ha costado llegar y nadie me ha regalado nada. Todo lo que he conseguido ha sido a base de trabajo, estoy muy contento por lo que de momento he hecho y siempre queriendo hacer mucho más.

Por: Daniel Lifona/Marca

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.