Inicio » Baloncesto, Fuera de Juego, LPB

La vida de Francisco Centeno fuera del tabloncillo

7 marzo 2012 801 lecturas Sin Comentarios
Francisco Centeno comparte en Maracaibo sus hermanos.

Francisco Centeno comparte en Maracaibo sus hermanos.

Después de cada entrenamiento o partido de Gaiteros del Zulia comienza la otra vida de Francisco Centeno. La vida que asume como cualquier mortal, padre soltero que se desvive por su niña que está lejos de él en Cumaná. El espigado hombre se hace notar en cualquier parte. Por su físico es  sencillo deducir que juega al baloncesto, por eso nunca escapa de dar autógrafos así sea descansando en la piscina de un hotel en Maracaibo.

“En mis ratos libres trato de descansar, de comunicarme con los míos en especial de mi hija de seis años que está en Sucre. Por lo general soy muy normal y trato de compartir con mis dos hermanos que están conmigo aquí en Maracaibo”, reveló un Centeno que conversaba más como un amigo, que como la figura pública que es.

“Te confieso que es complicado ser padre y no estar cerca de ella, pues como niña cada día demanda más de mi presencia. Ella es una beba muy consentida e inteligente y cada vez que tengo una huequito en mi tiempo me estoy comunicando con ella para estar al tanto de su día a día”, apuntó el jugador.

Centeno no ocultó que ser padre soltero es una situación complicada, más aún por ser una persona que viaja constantemente por sus compromisos deportivos y confesó entre risas  que defender los colores patrios es tan trabajoso como velar por su hija. Él puede asegurarlo porque ha defendido los colores de Venezuela en diversas competencias de la FIBA.

“Es bastante difícil pues la dos cosas conllevan una gran responsabilidad. Los viajes te hacen perder eventos significativos como cumpleaños, actividades escolares entre otras cosas que para disfrutarlas tengo que mandarlas a grabar, pero mi madre me ha confesado que no es tanto el tiempo que pueda pasar junto a ella sino la calidad del mismo es lo importante”, asegura.

El alero reside en un hotel en la capital zuliana.

El alero reside en un hotel en la capital zuliana.

Se defiende con la cocina

Otra de las facetas que muchos aficionados musicales desconocen es que Centeno le mete a la cocina y al pasar del tiempo ha podido perfeccionar su plato favorito como son las pastas.

“Casi siempre trato de cocinar cuando hay tiempo y lo más que cocino es pasta. Aprendí el arte culinario a la fuerza pues en mi época de novato en Guaros compartí mucho con Heissler Guillent, quien era mi compañero de habitación, y por ser novatos no ganábamos mucho y teníamos que prepararnos el almuerzo y optamos por cocinar pasta con diablito, pues no entendía mucho lo de cocinar y era lo más sencillo. Es cómico recordar esa época porque Heissler solo me ayudaba con el Tang (la bebida)”, contó entre carcajadas.

“Pero en realidad no es mucho lo que cocino y no tengo el tiempo para hacerlo seguido por eso opto a ir a un buen restaurant”, agrega.

“En cuanto al desayuno prefiero las frutas o prepararme unas merengadas proteínicas aunque a veces confieso que me dejo llevar por la tentación de uno tequeños o pastelitos que son muy buenos aquí en Maracaibo”, confesó.

La lectura una de sus pasiones

El capitán furrero es amante a la lectura.

El capitán furrero es amante a la lectura.

Siempre un libro será el acompañante de Centeno en las tardes en el hotel, en especial los de Paulo Coelho y Gabriel García Márquez, aunque ahora lo acompaña “La sabiduría de todos los tiempos” de Wayne Dyer.

“He tenido varios libros buenísimos, pero ahora estoy con el libro Dyer que habla un poco de las filosofías de grandes personajes del mundo”, comenta.

Además de la lectura, una consola de videojuegos le quita la presión del baloncesto. Los de combate son sus favoritos.

La Vereda su sitio predilecto

Ya con tres años casi en Maracaibo, Centeno ha rodado muy poco por la ciudad, pero confesó que su sitio favorito en la capital del Zulia es la Vereda del Lago.

“Me gusta mucho ese sitio, es único en Venezuela allí uno puede ejercitarse y tener paz”, aseveró.

Asimismo dijo que es poco rumbero, aunque reconoció que de vez en cuando ha disfrutado de la vida nocturna de la ciudad.

“Soy poco rumbero, pero cuando hay que echar un pie lo hago. Mi novia lo es más que yo, pero casi no la ha acompaño por mis compromisos con el equipo”, recuerda.

Lo que hay en su Ipod

Francisco Centeno confesó que le gusta el flow en especial los temas del dúo boricua Wisin y Yandel.

“Es un ritmo musical que me gusta mucho y siempre estoy escuchando lo más nuevo que ellos han sacado. Cuando estoy libre me gusta ir a los centro comerciales y en especial a las librerías para ver los libros que han salido últimamente al mercado”, apunta.

“No soy de comprar ropa en centro comerciales, pues es complicado conseguir de mi talla casi siempre la encargo en especial los zapatos”, afirma el basquetero.

El académico

A pesar de estar la mayoría del tiempo en un tabloncillo a Centeno siempre le ha preocupado su formación académica. Por eso que se matriculó en la Universidad Católica Cecilio Acosta (UNICA) para graduarse de sociólogo en la modalidad a distancia.

“Me interesé por esa carrera ya que mi inclino más por la parte educativa, siempre me ha llamado la atención y opté por la UNICA pues su sistema a distancia me permite viajar y seguir con mis estudios sin problemas”, asegura.

“Antes de la Sociología estudiaba Educación Física en Barquisimeto pero era presencial y me complicaba mucho con el baloncesto”, agrega.

Don de buena gente

Otra meta de Centeno es poder concretar un sueño en honor a su mejor amigo ya fallecido Juan Marín, y es poder crear una fundación en su Cumaná natal para ayudar a los jóvenes con problemas económicos y que no pueden costearse los estudios o la práctica deportiva.

“Siempre he soñado eso y espero pronto concretarlo. Ya he hecho varias cosas para ayudar a esos chamos, pero quiero formalizarlo y aprovechar el talento que hay en mi tierra. Esta fundación será en honor a Juan, que fue más que un amigo para mí”, dijo con esperanza.

“Juan fue una persona muy influyente en mi vida, tanto como mis hermanos y mi madre, fuimos como uña y mugre desde la infancia”, concluyó.

Por: Manuel Portillo

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.