Inicio » Empresas

Mirada atenta: El peor enemigo de Félix

30 septiembre 2010 272 lecturas Sin Comentarios

¿Qué les parece si comparamos las estadísticas de dos lanzadores sin identificarlos? Pitcher A: 250.2 de innings lanzados, 219 ponches, 2.44 de efectividad, 1.04 de WHIP, nueve juegos completos y 25 aperturas de calidad. Pitcher B: 249.2 innings lanzados, 232 ponches, 2.27 de efectividad, 1.06 de WHIP, seis juegos completos y 30 aperturas de calidad.

Los primeros números le pertenecen a Roy Halladay, mientras que el segundo pitcher es Félix Hernández. Intencionalmente, obviamos colocar el récord de victorias y derrotas de ambos con el propósito de mostrar lo parejo de sus desempeños.

Es indudable que kilo por kilo este par de derechos han sido los mejores a lo largo de la temporada 2010. Sin embargo, Halladay será el Cy Young de la Liga Nacional gracias a que también exhibe 21 conquistas en su hoja, mientras que Félix lucha contra varios rivales y circunstancias para alzarse con la distinción ya que “sólo” consiguió 13 triunfos.

El peor enemigo del carabobeño para conseguir el premio no es CC Sabathia, tampoco David Price o Jon Lester; su gran rival es la forma anacrónica como manejan las cosas en la MLB. Esta filosofía conservadora hizo que el pasatiempo nacional de los estadounidenses fuese desplazado del primer puesto en el ranking de deportes preferidos por la NFL.

Por otro lado, cada año el porcentaje de jugadores negros disminuye porque tanto el fútbol americano como el baloncesto ofrecen mejores opciones. El uso de las repeticiones de televisión es otro caso emblemático.

Pareciera que Bud Selig olvida que estamos en el siglo XXI y no en los años 70 cuando compró a los Cerveceros de Milwaukee. La MLB necesita urgente un comisionado vanguardista que entiende la dinámica actual.

Lo peor es lo contagioso de esta filosofía, la resistencia al cambio abunda. Muchos se niegan a restarle importancia tradicional a las victorias en los abridores pese a toda la data que existe sobre la cantidad de elementos que no están bajo el control de los lanzadores (soporte ofensivo, bullpen, defensa, actuación del rival…), argumentando, entre otras cosas, que el Cy Young lleva el nombre del pitcher más ganador.

¡Señores por favor el premio fue creado cuando nacía la TV a color y hoy ya existe la versión 3D! Félix Hernández puede hacer historia por partida doble: ganar la distinción con el menor número de triunfos y marcar el arribo definitivo de una manera distinta de evaluar a los lanzadores. Se lo merece.

Celebración “íntima” para los Rays

Los Rays de Tampa Bay pertenecen a la última expansión que se produjo en las Grandes Ligas. Durante su primera década de vida fueron un equipo mediocre, pésimamente administrado. Hace un lustro atrás la moribunda franquicia recibió un impulso tremendo con la llegada de nuevos propietarios.

La puesta en marcha de un nuevo proyecto, encabezado por los accionistas principales Stuart Sternberg y Matt Silverman, dio resultados en apenas tres temporadas ya que en 2008 asistieron a su primera Serie Mundial, que perdieron ante los Filis. Las bases de una sólida estructura quedaron asentadas gracias a su brillante desempeño.

Los Rays son una novena joven con un roster lleno de figuras emergentes que les aseguran ser competitivos durante un buen rato pese a hacer vida en la división más complicada de la MLB. Sin embargo, no terminan de hacer click con la afición. Sólo 17.000 personas asistieron a la clasificación de los Rays a los playoffs.

 ¿Qué tienen que hacer para que el público los respalde? Mudarse. El Tropicana Field es el peor estadio de las mayores. Además Florida no es un estado que sienta el beisbol, delira por el fútbol americano. Los Marlins y sus dos anillos sirven de referencia.

Miami calienta motores

En menos de un mes arranca la campaña 2010-2011 de la NBA y gran parte de la atención se centrará en lo que pueda hacer el tridente Wade-James-Bosh con el Heat de Miami. Los tres se la pasan para arriba y para abajo, confirmando que la “reunión” fue producto de la buena amistad que los une. El domingo por ejemplo asistieron al juego de la NFL entre Dolphins y Jets.

El martes tuvieron su primer entrenamiento juntos, que contó con más de 300 periodistas acreditados y una cobertura especial de la cadena ESPN. Todo apunta que las giras del equipo se parecerán a las de un grupo de rock.

El Heat tiene a D-Wade como figura estelar. Ahora llegan LeBron tras siete temporadas en Cleveland y un verano controversial y Chris Bosh, un excelente jugador que recibe menos promoción de la que merece. La atención especial también generará presión adicional.

El principal reto que tienen los tres amigos es evitar que las múltiples distracciones impacten en la concentración del club.

Por: Francisco Blavia/Líder

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.