Inicio » Empresas

Mirada atenta

13 mayo 2010 318 lecturas Sin Comentarios

El periodista y comentarista Francisco Blavia en su columna “Mirada atenta”, que publica todos los jueves en el diario Líder, destaca la historia del lanzador de los Atléticos de Oakland, Dallas Branden. Opina sobre el cambio de imagen que tuvo Gaiteros del Zulia, a nivel administrativo, esta temporada. Analiza la convocatoria de Diego Maradona para la selección de Argentina.

El perfecto amor de dos madres

“Mi madre y mi abuela fueron mis salvadoras y el beisbol mi santuario. Era eso o la cárcel”. Esta desgarradora frase le pertenece a Dallas Braden y la primera vez que la utilizó fue el 8 de marzo de 2009 cuando la periodista Susan Slusser, del San Francisco Chronicle, le preguntó sobre su adolescencia.

Estas palabras duras y honestas han cobrado notoriedad tras el juego perfecto que lanzó el pasado domingo el pitcher zurdo de los Atléticos de Oakland. Desde un punto de vista deportivo Braden consiguió algo que sólo 18 otros colegas habían logrado en la historia moderna de las Grandes Ligas (1900 en adelante): abrir un partido y retirar a 27 rivales de manera consecutiva.

En lo personal, fue una ocasión única de honrar la memoria de su madre, Jodie Atwood, fallecida hace una década producto de un cáncer de piel, y de agradecerle a su abuela Peggy Lindsey por su respaldo y orientación en el momento más duro de su vida.

¡Y lo hizo nada más y nada menos que un día de la madre! El abrazo con su abuela tras alcanzar la hazaña será recordado como uno de los momentos más emotivos de la temporada. Ya deben haber varios guiones paseándose por los estudios de cine de Hollywood relacionados con esta historia que mezcla deporte y vida, la misma línea que le valió a “The Blind Side” el Oscar a la mejor película del año hace un par de meses.

A Braden le tocó vivir un verdadero drama cuando era apenas un muchacho de 17 años. Sin una figura paterna presente debió lidiar con la penosa enfermedad de su mamá. Mientras sus amigos disfrutaban del último año de bachillerato, él sufría al ver cómo su propia madre no lo reconocía de lo mal que estaba.

Esto estuvo a punto de empujarlo hacia el camino de las drogas. “Entré en un etapa de auto destrucción” cuenta el siniestro. Por fortuna, tuvo las fuerzas suficientes para esquivar las balas y escoger adecuadamente, una oportunidad que no todos aprovechan estando en la misma situación. Dallas Braden tuvo la suerte de contar no con una sino con dos madres que le inculcaron los valores adecuados. Gracias a ellas y a su pasión por el beisbol hoy pertenece a una élite y no a una banda de maleantes.

Cambio de imagen en Gaiteros

Gaiteros del Zulia vivió durante años con la etiqueta de equipo mala paga. La lista de acreedores incluía tanto jugadores criollos como importados. Ni siquiera Ruben Nembhard, la figura, el ídolo, el mejor jugador en la historia de la franquicia, se salvaba de los desorganizados manejos gerenciales.

El pase de testigo incluyó honrar la mayoría de los compromisos pendientes y cambiar la filosofía administrativa del equipo. Ruben, entre otros, cobró lo que le debían. La premisa era cerrar la temporada en azul no en rojo como venía ocurriendo. La ronda regular la transitaron con algunos inconvenientes presupuestarios (me cuentan de un aporte muy importante de la Gobernación del Zulia) que fueron resolviendo en el camino.

Llegaron los playoffs y se vieron obligados a tomar decisiones, muchas de ellas drásticas, por ejemplo, viajar a Margarita para enfrentar a Guaiqueríes con sólo nueve jugadores. En cualquier otra situación esta determinación la habría condenado; sin embargo, creo que en esta ocasión hay que respaldar la coherente iniciativa de los actuales propietarios de usar esta temporada para poner las cosas en orden y así cambiar la imagen del club.

Maradona, el desconcertante

Cada cuatro años vemos cómo jugadores de jerarquía se quedan fuera de sus respectivas selecciones y pierden el chance de disputar una Copa del Mundo. Inevitablemente, las listas finales generan polémicas. Eso no va a cambiar. Diego Maradona demuestra cada día que como técnico sigue siendo un gran jugador.

El entrenador del equipo argentino dejó por fuera a dos de los jugadores más en forma que tiene el fútbol italiano: Esteban Cambiasso y Javier Zanetti del Inter de Milán. ¿Habrá visto lo que este par hizo frente al Barcelona FC en las semifinales de la Liga de Campeones? Pareciera que no, ya que los aparta y en su lugar respalda las opciones de Ariel Garcé (Colón), Juan Manuel Isaurralde (Newell”s) y Juan Mercier (Argentinos Juniors).

Es evidente que Maradona en su ranking personal considera que el torneo local argentino está por encima del Calcio o la Champions. La escuela del mundo al revés diría Eduardo Galeano. Tampoco fueron llamados Fernando Gago del Real Madrid ni Lisandro López del Lyon, pero sí Javier Pastore (Huracán) y Martín Palermo (Boca). Diego Maradona mantiene intacta esa habilidad para sorprender a la gente. Antes deslumbraba, hoy desconcierta.

Por: Francisco Blavia/Líder

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.