Cabrera y Ordóñez para la calle

Miguel Cabrera remolcó cuatro carreras.

Miguel Cabrera remolcó cuatro carreras.

Miguel Cabrera no ha perdido tiempo para demostrar con su bate que los problemas personales que sufrió a finales de la campaña pasada han quedado completamente en el pasado.

El criollo se fue este jueves de 5-4, fletó cuatro carreras, dejó su promedio en un estratosférico .574 y conectó su segundo cuadrangular de la campaña (segundo consecutivo y también segundo hacia la banda contraria en 2010) en la victoria de los Tigres de Detroit 7 carreras por 3 ante los Reales de Kansas City.

 “Tú simplemente no ves bateadores sacándola por la banda contraria de esa manera. No hay forma de decir lo que este muchacho puede hacer con el bate”, afirmó el mánager Jim Leyland a mlb.com refiriéndose al vuelacerca conectado por Cabrera en el octavo episodio.

Con ocho imparables en sus primeros 14 turnos el maracayero ha empezado abril justo donde dejó ese mismo mes el año pasado. En 2009 el slugger de los felinos bateó para un trepidante .377 de promedio, con cuatro vuelacercas y 14 remolcadas en los 77 turnos que tomó el cuarto mes del año.

“Ayer (miércoles) y hoy (jueves) la bola estaba saliendo hacia la derecha. Esperé por un pitcheo afuera para conectarlo para la otra banda”, dijo el criollo casi como justificación para la excelente serie que vivió en Kansas City.

Magglio y Guillén también ponen lo suyo

Este año, sin embargo, Cabrera ha empezado a contar con un escudero en la ofensiva que extrañó en los primeros meses de la campaña pasada. Su compatriota Magglio Ordóñez, también artífice del triunfo de ayer de los Reales al conectar tres inatrapables (uno de ellos su primer jonrón del año), ha iniciado a todo vapor la presente temporada exhibiendo promedio de .500 en 14 visitas al plato.

El coriano parece haber olvidado el atípico abril del año pasado (.240 de Avg, dos jonrones y 9 remolcadas), decidiendo aferrarse al buen momento que vivió los últimos meses de la zafra pasada (average de .348 en agosto y .439 en septiembre y octubre).

El otro miembro del triunvirato criollo presente en la ofensiva de los Tigres de Detroit tampoco ha empezado mal.

Experimentando por primera vez en su carrera el oficio de bateador designado como rol regular, Carlos Guillén ha iniciado esta campaña con un sólido .357 de promedio (de 14 -5), con una remolcada.

El buen arranque del trío venezolano y el convincente debut de Dontrelle Willis ayer (2 CL, 7HP, 4K en 6IL) son buenas nuevas noticias para una novena que no arrancó con el favoritismo en la División Central de la Liga Americana, entre otras cosas, por estas dos incógnitas.

Por: Octavio Hernández/Líder

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.