Inicio » Béisbol, Grandes Ligas, Venezolanos

Víctor Martínez: “No me preocupo por los números”

28 marzo 2010 764 lecturas Sin Comentarios
Víctor Martínez es uno de los líderes en Boston.

Víctor Martínez es uno de los líderes en Boston.

No necesitas ser locuaz para hacerte un líder. Miren a Víctor Martínez. Habla lo necesario, dice lo que tiene que decir y los demás lo siguen, antes en Cleveland, ahora en Boston. El venezolano comprende a los incomprendidos, y por eso se entiende con Daisuke Matsuzaka y con las mariposas de Tim Wakefield. Martínez es caudillo de los que prefieren el impacto de la palabra certera y no el mareo de la cháchara desechable.

Y ojo, que no es fácil ser líder en Boston, donde hay una dirigencia consolidada y figuras de sobra para tomar la iniciativa. Pero es algo que está en el bolivarense, como lo han atestiguado varios de sus camaradas de elenco.

“No me canso de agradecer el recibimiento que me dieron mis compañeros el año pasado”, afirma el guayanés, receptor y miocardio del corazón ofensivo de uno de los elencos favoritos para disputar la Serie Mundial. “Fue algo impresionante, me hicieron sentir como si llevara un par de años jugando con ellos”.

“No sabía qué esperar. Cleveland había sido mi única organización y desconocía si iba a conseguir buenas o malas caras aquí. Pero gracias a ellos (los compañeros) me pude sentir cómodo en el clubhouse y en el terreno”.

La calurosa acogida le dio pie al recién llegado a desplegar su juego y personalidad y ahora conduce a una de los rotaciones más competitivas de las Grandes Ligas. Su comunicación con sus miembros es fluida, tanto que un personaje incómodo como Josh Beckett ha hablado muy bien de él. Pero bueno, si el hombre logra empatía con Matsuzaka…

“Matsuzaka no habla mucho inglés, pero carga su traductor y buscamos la manera de comunicarnos. Con señas nos ponemos de acuerdo, y en el juego me entiendo con él así, con señas, con las manos, para que se tranquilice un poco. Así lo hemos venido haciendo”.

V-Mart el guía

Adicionalmente, el criollo es uno de los pocos serpentineros que ha logrado desentrañar los misterios de la bola de nudillos de Wakefield, una misión imposible para muchos. Esa capacidad lo ha hecho particularmente apreciado en el seno de la organización. De modo que Martínez ha logrado trasponer las barreras y llevarse bien con tres monticulistas que no socializan con cualquiera, cada uno por distintas razones. El objetivo de Martínez es conducirlos, a ellos y a los demás escopeteros, por la senda del bien. “Es grandioso cuando tienes a un Josh Beckett, a Jon Lester, a John Lackey, a Clay Buchholz, a Tim Wakefield, a Matsuzaka”, enumera el de Ciudad Bolívar. “Esos son pitchers que tú sabes lo que te pueden dar. Es una cosa impresionante, porque lo más importante que tiene el beisbol es el pitcheo”.

La posición dos del beisbol es compleja. Son numerosas las tareas y las exigencias. A Martínez, por ejemplo, le ha costado un poco los disparos a las bases y trabaja en eso. “He estado practicando bastante con el coach de bullpen Gary Chulck, tanto los tiros a la segunda como los bloqueos”.

Martínez no vino a Boston a “caciquear” a nadie. De ahí su respeto hacia su colega catcher Jason Varitek, capitán del equipo, aunque ahora relegado al banco. “Me la llevo excelente con él. No tengo palabras para describir el tipo de persona que es Jason Varitek, un tipo que me ayuda mucho, que está pendiente de mí. Es una excelente persona”. La receptoría, per se, entraña la necesidad de liderazgo; pero a Martínez también le tocarán labores de conducción en el ataque y para eso lo trajeron a Boston. “Me ha gustado mucho que en este entrenamiento he estado viendo la bola muy bien y eso es lo que importa en el spring training”, menciona el slugger.

“No me preocupo por números ni nada de eso, sólo por ir al home y sentirme cómodo, para cuando la temporada empiece estar listo. Cuando digo que me siento bien en el plato es porque estoy viendo toda la trayectoria de la pelota y haciendo buenos swings. Eso es lo que puedes controlar: hacer un buen swing. Después de eso no controlas más nada”. Martínez es el tercer tolete en un combinado donde están David Ortiz, Adrián Beltré, Dustin Pedroia. “No me importa batear noveno, séptimo, primero, porque mi mentalidad va a ser todo el tiempo la misma: ir al home plate y tratar de ser un out difícil, tenga las bases llenas y sin gente en ellas. Lo que busco es esperar mis pitcheos y hacer buen swing. Eso es lo que me permite agarrar buenos turnos seguidos. Conseguir gente en las bases ya depende de la suerte”.

Martínez estuvo a un juego de llegar a la Serie Mundial de 2007 con Cleveland, pero los Medias Rojas vinieron de atrás e hicieron trizas sus ilusiones. Y Boston pudiera ser ahora el vehículo para completar el recorrido hacia el clásico otoñal. “Claro que sí, ¿por qué no? Este equipo tiene pitcheo, ofensiva y defensiva. No veo razón por la que no estaría allí”.

Por: Carlos Valmore Rodríguez/Líder

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.