Inicio » Béisbol

“Balbinator” busca cumplir su sueño a batazos

21 noviembre 2016 43 lecturas Sin Comentarios

El nombre de Balbino Fuenmayor, a pesar que para entonces ya tenía cinco años con Caribes de Anzoátegui, empezó a sonar fuerte hace dos temporadas. 

En ese torneo disparó diez jonrones, remolcó 38 carreras, dejó una producción ofensiva de .315/.353/.587 en 42 compromisos con la tribu y protagonizó un célebre episodio contra Máximo Nelson, lanzador que reforzó a los Navegantes del Magallanes, en el cual hizo mofa de la forma en cómo el pitcher dominicano disfrutaba los ponches que propinaba a sus rivales, luego que le dispara un jonrón.

Todo aquello le hizo ganarse el cariño de la afición de Puerto La Cruz que le bautizó como Balbinator, un eufemismo que hace referencia a la célebre película ochentera de Arnold Schwarzenegger, The Terminator.

balbino-fuenmayor-2q34

Esa misma fanaticada le extrañó en la campaña pasada, cuando acercándose el inicio de la justa anterior, recibieron el balde de agua fría de que uno de los artífices de su segundo título se había lesionado una rodilla. Aquello implicaba varios meses de rehabilitación que le costó su regreso al Alfonso “Chico” Carrasquel.

Para él significó, además, retrasar un poco el sueño de llegar a las Grandes Ligas tras batear .354/.386/.591, con 15 jonrones, 22 dobles y 51 empujadas en 71 juegos, dividido entre AA y AAA, con los Reales de Kansas City.

“Pegó un poco mentalmente”, admitió el slugger. “Se rumoraba que en cualquier momento me iban a subir y de pronto llega esa lesión pero soy un tipo de retos. Mi primer equipo me dejó en libertad y fui a ligas independientes. Así que siempre tengo que tener mente fuerte para ver si, en 2017, se cumple esa ansiada meta que es jugar en Grandes Ligas”.

Ello resumen lo que ha sido el recorrido del carabobeño para estar a las puertas de las mayores. De hecho, en 2009, fue pieza central del cambio que llevó a Miguel Montero a los turcos, pero el inicialista no pudo traducir las expectativas en realidad, durante su estadía con los canadienses, quienes en 2013 le dejaron en libertad.

Pasó entonces por la Frontier League, la American Association y la liga de Quebec, todos circuitos independientes hasta que el elenco de Ned Yost le brindó la oportunidad pero se presentó la lesión cuando ya parecía que su hora llegaba.

“Tanto Salvador (Pérez), Alcides (Escobar) y Omar (Infante) me motivaron mucho durante el Spring Training”, confesó. “Uno de los mejores consejos que me dieron fue que siguiera trabajando, a pesar de que no me subieran a Grandes Ligas. Que viniera al béisbol venezolano, pues eso ayuda a llegar mejor al Spring Training, es la realidad, así que por eso estemos aquí”.

El venezolano tuvo un lento inicio en abril, después de pasar siete meses rehabilitándose, y solo dio 18 hits en 68 turnos, entre los cuales se cuentan solo tres extrabases, pero después esos números mejoraron hasta que concluyó la contienda con .291/.325/.405, con seis cuadrangulares, 23 biangulares y 42 fletadas en 101 compromisos.

“Me mantuve trabajando al terminar la temporada en septiembre y fortaleciendo la rodilla”, agregó, “Tengo que estar fajado con eso para que no me vuelva a suceder otra lesión y de verdad apenas estuve listo, le dije a la gerencia que quería jugar hasta donde el equipo logre llegar”.

El “Balbinator” ha comenzado como concluyó aquella zafra en la que llevó a Caribes a su segundo título. Sin contar la jornada dominical, Fuenmayor tiene .340/.386/.509 de producción ofensiva con tres bambinazos, dieciséis producidas y seis anotadas en catorce partidos.

“Los batazos han salido y el bate está respondiendo”, dijo mientras su tribu visitaba a los Leones del Caracas, la semana pasada en el Universitario. “Creo que va a ser importante las incorporaciones que hemos recibido: los hermanos Arcia, Niuman (Romero), la nueva adquisición con Luis Jiménez, quien ya está de regreso después de la lesión que tenía. Queremos darle ese tercer título a la fanaticada que se lo merece”.

Y aquí colocar los números que le sirvan para conseguir un nuevo pacto en Estados Unidos.

Allá ahora quedó como agente libre, toda vez que los Reales de Kansas City decidieron no extenderle contrato para el año entrante, debido a que ya tenían mucha profundidad para la posición que él defiende, razón por la cual desea, el espigado bateador derecho, expandir sus horizontes.

“Estoy practicando en el jardín izquierdo, en cualquier momento puedo empezar a contribuir con el equipo allí y eso me ayuda a ser un pelotero más versátil. Eso puede atraer a más organizaciones en Estados Unidos”, analizó. “Sé que muchas veces me van a tirar envíos quebrados, tengo que tener una mejor zona de strike ahí”.

Por: Marcos Grunfeld

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.