Inicio » Béisbol, LVBP

Los importados le huyen a Venezuela

2 octubre 2015 211 lecturas Sin Comentarios
Mark Minicozzi prefirió ir a México antes de viajar a Venezuela.

Mark Minicozzi prefirió ir a México antes de viajar a Venezuela.

Como era de esperarse, la crisis económica y social que atraviesa Venezuela impactó al béisbol profesional que, a pesar de todo y tratando de no quitarle el pasatiempo preferido a los venezolanos, celebrará una nueva temporada a partir del 7 de octubre con los ocho equipos.

La recomendación de los Bravos de Atlanta a sus jugadores para que no viajen al país y participen en la LVBP, sumada a la decisión de tres importados de dejar el “pelero” y preferir otras ligas, tal es el caso de Mark Minicozzi, Jarret Grube y Lew Ford, enciende las alarmas. Es normal.

Minicozzi era una pieza clave en los planes de Águilas del Zulia. Un bateador con experiencia en la liga y figura principal en el orden ofensivo. Ford, un habilidoso jardinero ya con cinco temporadas en el circuito rentado nacional, era esperado por Navegantes del Magallanes. Ambos decidieron irse a México alegando que no se sentían seguros en el país, además de la realidad política.

Grube le pidió a los Leones del Caracas que no lo pusieran en la reserva para la zafra 2015-2016, ya que prefería no ir a Venezuela por las mismas razones que los dos anteriores, solo que éste se marchó a República Dominicana. Pienso que esto va a marcar una tendencia de ahora en adelante.

Angustia

A ver, por un lado es beneficioso para cualquier jugador en desarrollo o buscando nuevas oportunidades jugar en una liga como la de Venezuela, considerada de alto nivel por la calidad de sus peloteros, pero también toca valorar el tema social. El aspecto psicológico es clave en los deportistas, determinante, y no sentirse a gusto se notará en el terreno de juego.

Hace dos temporadas Austin Bibens, lanzador que defendió los colores de Águilas, y que este año regresa a Venezuela con Tigres de Aragua, me comentó que le gustaba mucho el país, que el béisbol era de alto nivel, pero no podía hacer mucho después o antes de los juegos porque no se sentía seguro. No salía de su hotel, no comía en la calle, no se aventuró a conocer sitios de interés, ni siquiera centros comerciales, esto a pesar de que cada equipo cuenta con un personal de seguridad privado. “Y lo mismo me han dicho varios compatriotas, solo que se quedan callados para no alarmar”, agregó Bibens en aquel momento.

Por si fuese poco, desde hace un tiempo y por decreto presidencial, los estadounidenses necesitan visa de viaje para ingresar a Venezuela, detalle que complica las llamadas “contrataciones de última hora” por lesiones y la necesidad de sustituir un jugador porque no rindió lo esperado.

Pónganse aunque sea por un minuto en los pantalones de los jugadores importados. ¿Ustedes jugarían en Venezuela con esas condiciones sociopolíticas?

Por: David Alejandro Chacón

 

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.