Inicio » Béisbol, Grandes Ligas, Venezolanos

Receptores criollos rompen la barrera del idioma

4 agosto 2014 241 lecturas Sin Comentarios
El receptor venezolano debe aprender a comunicarse con los lanzadores.

El receptor venezolano debe aprender a comunicarse con los lanzadores.

Para ser receptor hace falta más que solo ser un buen guante o buen bate. De acuerdo a Miguel Montero, receptor estrella de los Cascabeles de Arizona, un catcher en Grandes Ligas debe tener la capacidad de conversar con su pitcher y de guiarlo en cada una de las jornadas laborales que tenga en la lomita.

Pero esa capacidad de “comunicarse” se ha vuelto un tanto complicada en las últimas décadas. En las mayores, el inglés sigue siendo la piedra angular idiomática pero con la invasión latinoamericana y últimamente con la ola de talentos asiáticos que se ha apoderado de varias parcelas otrora anglosajonas, hablar ya no resulta tan sencillo.

Jesús Sucre, por ejemplo, receptor de los Marineros de Seattle, ha tenido que trabajar en varias oportunidades con el as nipón, Hisashi Iwakuma. El resultado de esa batería, numéricamente hablando ha sido excepcional (1.48 de EFE en 24.1 tramos) y en el plano personal, ha resultado ser toda una aventura.

“Mi mamá siempre me pregunta eso. Me dice ¿Cómo haces tú para hablar con ese chino? Y yo me río. Realmente es sencillo. Hablamos antes del juego con el intérprete y realizamos un plan de juego. Recibirle es algo realmente sencillo. Muy fácil en comparación a lo que es recibirle a Félix Hernández”, contó el criollo vía telefónica.

La planificación a la que hace referencia Sucre fue también señalada por el careta, Francisco Cervelli. El criollo, máscara de los Yanquis de Nueva York y compañero de batería de los japoneses Hiroki Kuroda y Masahiro Tanaka, asegura que las barreras idiomáticas siempre son derrotables con un poco de ayuda de un buen traductor y la intención de trabajar de ambas partes.

“Los que vienen para acá son los mejores lanzadores de Japón, generalmente no tienes demasiado qué decirle. Lo único que hacemos es seguir el plan que trazamos antes de los juegos”, explicó Cervelli.

Pero no todos los catchers latinos pueden cumplir el plan a cabalidad. Esa capacidad de análisis y de comunicación es lo que hace, según Montero, a los venezolanos unos mejores catchers que, por ejemplo, los dominicanos.

De acuerdo a BaseballReference.com, en la historia de Grandes Ligas, 42 peloteros criollos han jugado al menos un partido en la receptoría mientras que solo 31 dominicanos lo han logrado. La relación contradice y reta la histórica superioridad dominicana en MLB que hasta ayer había llevado a 614 peloteros al mejor beisbol del mundo.

Al subir Carlos Sánchez, Venezuela recién alcanzó su grandeliga número 314.

Comenzó con Nomo

La primera batería entre japoneses y venezolanos se dio el 12 de mayo de 1995 en el Dodger Stadium de Los Ángeles. El receptor, Carlos Hernández salió como el receptor titular de los Dodgers en la tercera apertura en las mayores del fenómeno nipón Hideo Nomo quien se mediría a los Cardenales de San Luis. El derecho, quien era tan solo el segundo japonés en toda la historia en participar en algún partido de Grandes Ligas, estuvo completamente errático regalando 7 boletos en solo cuatro innings.

Cinco días después; sin embargo, Hernández y Nomo harían nuevamente pareja esta vez para que el asiático sacara la mejor versión de él. Nomo pitchó 7.0 tramos en blanco permitiendo solo dos hits, propinando 14 ponches y regalando solo tres boletos ante los Piratas de Pittsburgh.

Los más probados

Después de que Carlos Hernández abriera las puertas a 15 receptores venezolanos han hecho batería alguna vez con un pitcher proveniente de Japón, Corea del Sur o Taiwán. Francisco Cervelli y Dióner Navarro son los únicos dos que han laborado con pitchers de las tres nacionalidades en algún punto de su carrera. Cervelli le ha recibido a Hiroki Kuroda (japonés), Chien-Ming-Wang (taiwanés) y Chan Ho Park (surcoreano) mientras que Dióner le ha recibido a Kyuji Fujikawa, Takashi Saito, Hisanori Takahashi (todos japoneses), Hung-Chih Kuo (taiwanés) y Chang-Yong Lim (surcoreano).

“Todavía me falta jugar en vivo con Tanaka. La lista va a seguir subiendo”, dijo Francisco Cervelli refiriéndose al derecho nipón que debutó este año con los Yanquis de Nueva York.

Vía: Líder

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.