Inicio » Béisbol, Grandes Ligas

El Fenway Park de Boston llega a un siglo de historia

20 Abril 2012 408 lecturas Sin Comentarios
La casa de los Medias Rojas de Boston llega a 100 años.

La casa de los Medias Rojas de Boston llega a 100 años.

Considerado uno de los estadios clásicos del béisbol, el Fenway Park de Boston quizás no posea las mejores comodidades, así como de locaciones en las que los espectadores carezcan de un excelente ángulo de visión, debido a sus vigas. Pero para muchos, es una joya arquitectónica que ha perdurado en el tiempo, motivo por el cual este viernes 20 de abril arribará a cien años.

Ubicado en Massachussett, ha sido escenario de uno de los equipos más legendarios del béisbol, los Medias Rojas de Boston. Su nombre se debe a que fue construido en un área pantanosa conocida como “The Fens”. Detrás de la pared del jardín izquierdo había un terraplén de tres metros de altura pero en 1934, el nuevo propietario del equipo, Tom Yawkey, removió el alud y construyó una estructura que dominaría la arquitectura del estadio: Una pared de 11 metros de altura conocida en la actualidad como el “Monstruo Verde”; la cual dio inicio en 1947, cuando se decidió remover de su enorme pared la publicidad y se dispusiera a pintarla de color verde.

Desde su apertura el 20 de abril de 1912, ha sido objeto de renovaciones y adiciones, algunas de ellas no previstas, pero aún así han sido bien recibidas por su afición. Desde la denominación de los postes amarillos, hasta ser escenario de eventos deportivos y culturales, incluyendo los partidos de fútbol profesional para los Pieles Rojas de Boston y los Patriotas de Boston, conciertos, juegos de hockey, campañas políticas y religiosas.

Dentro de su terreno se respira aún aquel célebre cuadrangular de Carlton Fisk en la Serie Mundial de 1975, en la que con sus brazos pedía desesperadamente que la bola se mantuviera en zona de fair, o quizás la memorable actuación de Roger Clemens, quien ponchó a 20 jugadores de los Marineros de Seattle en 1986; acaso la aparición del inmortal Ted Williams en el Juego de Estrellas de 1999, cuando lanzó la bola inaugural, sigue viviéndose como si fuera ayer. O la explosión de Mark McGwire, quien ese año en el derby de cuadrangulares exhibió su fuerza sacando varias pelotas por encima del monstruo verde. Lo cierto es que el Fenway Park respira historia a su alrededor.

Contradictoriamente los Medias Rojas no han podido celebrar en su casa la obtención de sus títulos de Serie Mundial de 2004 y 2007, que acabaron con la maldición de El Bambino.

El Monstruo Verde

El Fenway Park es quizás famoso por su pared en el jardín izquierdo, denominado el Monstruo Verde, la cual fue construida en 1934, con una distancia de 37 pies y dos pulgadas de alto. Su muro de es 240 pies de largo, tiene una base profunda de 22 pies y fue construido a partir de 30.000 libras de toncan hierro.

Entre sus columnas de resultados se puede apreciar las iniciales “Tay” y “JRY” que aparece en el código Morse, unos monumentos a los ex dueños de los Medias Rojas, Thomas A. Yawkey y Jean R. Yawkey.

Desde su creación ha sufrido algunas modificaciones que inició en 1947, cuando se quitaron los gigantescos anuncios que cubrían toda la pared del jardín izquierdo. En 1975, el muro fue remodelado y se decide colocar un manual electrónico para el conteo de bolas y strike. El marcador manual se mantuvo. En 1976, los paneles de estaño de ferrocarril fueron sustituidos por un panel tipo formica, que dio lugar para que la pelota hiciera menos ruido al chocar contra la pared. En 2003, se quito la malla que estaba encima del monstruo verde, en la cual caían numerosas pelotas de cuadrangular, para colocar asientos en la cima del monstruo, la cual permitió la entrada de más fanáticos al estadio.

De igual modo algunos anuncios volvieron a insertarse en dicha estructura.

Entre las zonas más llamativas que tiene el parque de pelota, se encuentra el triángulo que se ubica en la región del centro del campo, donde las paredes forman un triángulo de 420 pies hacía el plato. La zona de bullpen frente a las gradas del jardín derecho y central recibió el nombre de Williamsburg, nombrado así por los periodistas deportivos en 1940. Se construyo para benefició de Ted Williams y de otros bateadores zurdos del club para conectar cuadrangulares.

Otra zona con nombre propio es •”El vientre”, curva de barrido que se encuentra en la baranda del jardín derecho, cerca del extremo derecho de Williamsburg. Los palcos se añadieron cuando los bullpens se construyeron en 1940. “El asiento rojo” otro de los monumentos que se encuentra en el estadio. Ubicado en las gradas del jardín derecho (fila 37, asiento 21). Es la única silla de color que conmemora el cuadrangular más largo de Ted Williams, medido a 502 pies.

El poste de foul del jardín derecho recibió el nombre de Pesky Pole, en honor a Johnny Pesky, quien jugó en el infield del club entre 1942 y 1952; su nombre se derivó a uno de los cuadrangulares que conecto el pelotero en este estadio (seis en total) y solamente uno paso por esa zona. El término fue acuñado por el ex jugador Mel Parnell, y popularizado en 1965, cuando este comenzó su carrera como comentarista radial.

El 27 de septiembre de 2006, en el cumpleaños 87 de Pesky, la organización de los Red Sox dedicó oficialmente el poste de foul del jardín derecho como Pesky Pole con una placa conmemorativa, así como un asiento en la sección 94, fila E, asiento 5, la cual se vende como una entrada única.

El poste de foul del jardín izquierdo fue llamado Fisk Pole, en honor al careta Carlton Fisk, quien en el sexto juego de la Serie Mundial de 1975 le saco una pelota a Pat Darcy en el episodio doce que rompió el empate a seis y forzar el séptimo juego que ganaría Cincinnati ese año. Fisk le pesco el lanzamiento a Darcy y en un principio pensó que la bola se iría de foul, pero luego agito sus brazos a la derecha y saltando pidió que se quedará adentro, momento que marco a la ciudad.

En 2005, en un choque interliga entre Boston y Cincinnati, se decidió nombrarlo en presencia del ex pelotero, miembro del Salón de la Fama.

¿Nuevo estadio?

En 1999, el entonces director general de los Medias Rojas, John Harrington anunció planes para la construcción de un nuevo parque Fenway, que se construiría en las cercanías del actual parque.

Según se conoció el nuevo hogar de los Red Sox sería una réplica del parque actual, modernizando ciertas estructuras. Una de las características que tendría el estadio sería conservar el monstruo verde original y el lado de la tercera base. Pero al conocerse que una sección del viejo parque sería demolida para que funcionaria un museo sobre el Fenway y un parque público, fue desechado de inmediato. Algunos fans consideraron que debido a su antigüedad debía permanecer como un sitio histórico.

En 2005, sus dueños anunciaron que se quedarían en el Fenway Park de forma indefinida.

De interés…

El primer juego en el Fenway Park se efectuó el 20 de abril de 1912, fue entre Boston y los Yankees. La victoria fue para Boston 7 a 6 en once episodios. Para conmemorar la fecha estas dos divisas volverán a enfrentarse ese día y de seguro lucirán uniformes de antaño.

En 2001, el presidente del equipo Larry Lucchino, notifico que el estadio sería renovado por completo. Fueron diez años y $285 millones de dólares que se emplearon en mejoras.

En 2011, cuando se dio por finalizado las mejoras al parque; los ingenieros señalaron que el Fenway Park tiene 40 o 50 años de continuidad.

Cuando Roger Clemens llegó por primera vez a Boston en 1984, tomó un taxi desde el aeropuerto al estadio. Al llegar pensó que el conductor se equivoco y lo llevó a un depósito. El conductor le informó que mirará arriba que habían llegado, allí el lanzador se percato de las torres de luz.

Fenway Park es uno de los dos parques de antaño que aún se mantienen activos en las mayores. El otro estadio es el Wrigley Field de Chicago, que cumplirá el 23 de abril, 98 años.

Otros parques históricos como el Astrodome de Houston o Tiger Stadium, tuvieron que ser demolidos, después de intentos infructuosos por conservarlos, cosa que se logro con el Yankee Stadium.

La pared del estadio original de 1912 era de madera, y posteriormente fue cubierto de estaño y concreto en 1934, cuando añadieron el marcador.

En 1983, en la azotea detrás del plato se agregaron suites privadas.

En 1988, se encerraron 610 asientos del club en un vidrio y se le denomino “Club 600”, posteriormente se denomino “Club 406” en honor a Ted Williams y su promedio de bateo del año de 1941.

Desde su construcción ha acogido 19 partidos de fútbol y en 2010 albergó un partido de hockey sobre hielo.

Por: Adonis Marcano

Twitter: @beisboladentro y @Adonisalejandro

Blog: beisboladentro.blogspot.com

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.