Inicio » Béisbol, LVBP

Pollok y los ex guiaron a Zulia

27 octubre 2011 340 lecturas Sin Comentarios
Dwayne Pollok mantuvo a raya a la ofensiva de Caracas.

Dwayne Pollok mantuvo a raya a la ofensiva de Caracas.

Dwayne Pollok esperó a su tercera temporada en Venezuela para lograr una pequeña obra maestra. El derecho de las Águilas aisló cuatro hits y sólo permitió que los 24 hombres que fueron al plato le elevaran la pelota una vez, para amarrar a los Leones y llevarse la victoria este miércoles, 5 carreras por 2, en el estadio Universitario.

“La primera salida en Caracas siempre es emocionante”, confesó Pollok, quien se enfrentaba a un lineup capaz de anotar 17 veces en los dos encuentros anteriores. “Ha sido mi mejor presentación en esta liga. Tienen una gran alineación, así que salí a mezclar mis envíos, tratando de mantener la bola bajita”.

Lo consiguió. Con un arsenal que incluye sinker, recta cortada y splitter, el estadounidense toleró cuatro sencillos y únicamente dos corredores le pisaron la intermedia. “La defensa hizo un gran trabajo”, alabó Pollok a sus compañeros.

También lo hizo el único aguilucho que no usó el guante: el designado Eduardo Pérez.

Pérez regresó al Universitario, donde fue homeclub hasta el domingo, y en su primer partido contra los melenudos le dio temprana ventaja a su nueva escuadra, con un jonrón de dos carreras en el segundo tramo.

“Esto lo tenía en la mente desde que me cambiaron”, admitió el inicialista. “Quería tener una buena noche y ganar el juego”.

Pérez agregó dos hits más. Anotó la tercera rayita de los suyos en el cuarto, gracias a un tubey de Carlos Maldonado, y dio el batazo que por primera vez en la temporada envió a Chad Reineke a las duchas, en el quinto.

“Me ayudó mucho haber sido su compañero”, confesó el toletero acerca de Reineke. “Me hizo lucir mal en la pretemporada con el cutter y le hice swing cuando me lo tiró para abrir el primer turno. Por eso, cuando le dijo dos veces que no al catcher, sabía que me venía otra vez con el cutter y se lo esperé”.

El batazo, que aterrizó en la grada de la derecha, fue toda una declaración de principios.

“Me sentí bastante extraño, porque mi sueño era triunfar con los Leones”, admitió Pérez, “No se pudo. Tengo sentimientos encontrados, pero esto es un negocio”.

Reineke encajó las cinco de los occidentales, incluyendo dos en el quinto. Pollok, en cambio, se fue sin daño, y sólo un jonrón de dos carreras de Caleb Gindl en el noveno, ante Marcos Carvajal, melló la obra maestra que pintó el norteamericano.

Por: Ignacio Serrano/El Nacional

Tomado de: El Emergente

Deja tu comentario!

Escribe tu comentario, o un trackback desde tu sitio web. También puedes suscribirte a los comentarios vía RSS.

Lo que comentes aquí es de tu exclusiva responsabilidad. Por favor, mantente dentro del contexto del artículo y no incluyas comentarios xenófobos, racistas o difamatorios. De lo contrario serás inhabilitado para volver a comentar.

Puedes usar las siguientes etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este blog es compatible con Gravatar. Obtén tu avatar reconocido globalmente registrándote en Gravatar.